Pescados y mariscos

Pulpo a la gallega

11/08/2016

¿Qué es lo primero que necesitamos para poder cocinar, y por supuesto luego comernos, un pulpo a la gallega? Pues básicamente un pulpo. Y si además viene directo de las Rías Baixas... ya te puedes sentir más que afortunado. Bien, pues eso es lo que soy yo... una afortunada. Porque a mi este mismo me vino directito de la Ría de Arousa, recién pescado y casi coleando. Así que desde aquí... 'moitas grazas' a mi surtidora oficial de productos típicos 'galegos'. 

He de deciros que por un trauma infantil, generado por una señora cuando yo tenía unos 6 años en una pulpería de Lugo, no he comido el pulpo hasta que tuve unos 20 años. Lo mejor fue probarlo.... lo peor... todos esos años en los que el pulpito apaleado contra un barril en la pulpería me hizo no poder ver ni acercarme a un bichito de esos... vivo o muerto. Hoy en día cada vez que tengo ocasión lo como... cocido, frito, asado... y crudo porque no me he puesto (seguro que no está bueno) pero es un plato que no dejo pasar la oportunidad de comer cuando me lo ponen delante.

Como no me iba a poner a apalear al animalillo en cuesión, lo metí al congelador para que el hielo se encargase de romper los tendones de los tentáculos y tenerlo listo para la cocción. Hecho esto... me apañé un par de platos típicos y esperé a tener un rato para cocinar al pulpo viajero.





Lo mejor de todo esto es que sabes que estás comiendo un producto nacional, fresco y con un sabor inigualable. En mi casa no son muy dados a comer pulpo, así que me pegué un festín y aproveché a preparar un par de platos diferentes que ya os contaré en otro momento.

Por lo pronto vamos a disfrutar de este manjar gallego que además vamos a regar con un vino de la tierra que, tomado a la temperatura adecuada, lo hace el compañero ideal de este plato y del que os hablo un poco más abajo...




Ingredientes
1 pulpo fresco
Agua
1 cebolla
1 hoja de laurel
2 patatas
Sal gorda
Pimentón de la Vera dulce o picante (eso va en gustos)
Aceite de oliva virgen extra


Para evitar tener que 'apalear' al pulpo lo meteremos un par de días en el congelador y antes de cocinarlo lo dejaremos descongelar del todo.

Ponemos una olla o cazuela grande al fuego llena de agua. Cuando el agua hierva 'asustamos' al pulpo 3 veces (esto se hace cogiéndolo por la cabeza y metiéndolo y sacándolo del agua 3 veces seguidas). Veremos como los tentáculos encogen. Hecho esto lo metemos en la olla, echamos la cebolla y el laurel y tapamos (ojo, no queremos presión, por lo que no cerréis la olla). Dejamos cocer durante unos 45 minutos.

Pasado el tiempo comprobamos si está hecho pinchándolo con un palilloo o cuchillo. A mi me gusta más bien tirando a duro, pero si os gusta más blando lo dejáis unos minutos más pinchando para comprobar el punto y que no se os pase demasiado.

Lo sacamos de la olla y lo dejamos enfriar.

Pelamos las patatas y, enteras, las cocemos en el agua donde hemos cocido el pulpo. Cuando estén listas las sacamos y dejamos enfriar un poco antes de cortarlas en rodajas un poco gruesas.

Las disponemos sobre los platos de madera y encima de ellas vamos colocando el pulpo troceado. Espolvoreamos con sal gorda, pimentón y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Servir templado y acompañado de un albariño bien fresquito.




¿El mejor vino? Blanco y en botella. Y si es Denominación de Origen Rías Baixas, mejor.

Un albariño delicado y afrutado que me cautivó cuando tuve el privilegio de probarlo por primera vez. Buena huella en boca de principio a fin, firme sin aristas y ampuloso, final pleno y franco.

Pionero Mundi. Ideal como acompañamiento de mariscos y pescados. Beber fresquito, a 11 grados.




 


Lo mejor... que puedes hacer tu encargo en Salamanca:
- Estuche de tres botellas: 20 euros
- Caja de 12 botellas: 70 euros

Interesados escribir a cuadernosdecocina@gmail.com



Image and video hosting by TinyPic

También pueden gustarte:

3 comentarios

  1. que rico el pulpo gallego, me encanta !!
    Siempre me ha dado pereza prepararlo, pero lo voy a intentar gracias a tus explicaciones
    un saludo
    Rosa

    ResponderEliminar
  2. Los traumas infantiles son horrorosos. A mí marido le pasa algo parecido con el conejo, no puede probarlo. Tú has sido toda una valiente, porque lo has cocinado y lo has probado.
    El pulpo me chifla, tal y como lo has preparado es una auténtica delicia para el paladar.
    Besos
    http://demimami-personalcakes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Ummmm...Creo que es uno de mis platos favoritos =)
    Me encanta!^^
    Es sencillo pero, súper rico. No me cansaría de comerlo!
    Un besote!

    ResponderEliminar